Para mí, ya es tarde. Hoy me he dado cuenta que a las 7 de la tarde ya no es de noche, al menos no esa absoluta oscuridad, como hace un mes, llegó a su fin, mi vida comienza a tener sentido, otra vez, así que por mi cabeza solo rondaba la idea de que todas las fotos, pasado este mes, de street style, serían con vestidos de flores y camisetas con mucho mensaje y en manga corta, como mucho con su chaquetita, toda mona ella. Para mí ya era tarde seguir poniendo ropa que me recordara al frío invierno, que al menos, y ya que todavía no puedo hacerlo yo en mi día a día, la primavera iría llegando poco a poco a este blog, pero no va a poder ser, porque este vestido me persigue. Da igual hora, día, Pinterest o Instagram, ahí está, erre que erre, y hasta agobiándome por momentos hasta llegar al sofoco premenopáusico. Y es que entiendo que las influencers y estilistas que van a los desfiles de París pasen un frío de narices por sus calles, y vayan enseñando sandalias y cuellos vuelos, pues aquí lo tenemos: cuello alto, punto de ochos, leopardo y botas cowgirl.
Pero ahí no queda la cosa, el secreto de la felicidad según el equipo vikingo, ya sabéis, el Hygge danés, ¡qué viva vikilandia!, viene envuelto en rebecas de grueso punto, y con unas mangas que más que punto de arroz son con ¡punto pelota de tenis! pues sí, parece ser que el punto seguirá mandando el próximo otoño.

















 Fotos:pinterest (y una empresa de punto que tiene colapsado pinterest)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Orgullo Bloguer

La falda roja

ANA MATT diseño español de zapatos