Los Penn-Wright y Fay

Me enganché desde el minuto uno la primera vez que vi La princesa Prometida, me enamoré del personaje de Iñigo Montoya y su venganza borrachil por el mundo, me gustó la idea de que el titulo de pirata se heredara, y que lo protagonizara una versión de Ken con su Barbie-princesa particular, que no podría ser otra que Robin Wright y su largo y maravilloso pelazo rubio, todo esto me hicieron llegar hasta el libro, que reconozco que un principio de descolocó por completo, ¿de qué va esto?, yo quiero mi cuento de princesas, y que al final acabé devorando.
Durante muchos años la princesa Buttercup fue envidiada en Hollywood pero a la vez ponías cara de pena nada más pensar que estar unida a esa fiera como actor que es Sean Penn no debía ser nada fácil. De la unión de estos brandgelines, wrightpennes, noooo, pennwrighter, pero eso si, en versión tormentosa, nacieron Dylan y Hopper, y es que aunque pase el tiempo, y tu te sigas viendo monísima y jovencísima cuando te miras al espejo, te crujen hasta las patas de gallo cuando te das cuenta cómo pasa el tiempo cuando ves que "los niños" protagonizan fashion films y campañas de publicidad.

El desierto, una moto, confección en lona inspirado en el estilo militar con bolsillos de solapa, algodón lavado o gabardinas, son los protagonistas, además de los niños Penn, de la campaña primaveral de Fay.






                 

Fotos:fay

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los tocados de Laura Olea

ILUSTRADORES DE MODA

Pantalones "pata elefante"