Mi fotógrafo y yo

Después de pasar varios días viendo los desfiles de Alta Costura de París (por Internet, se entiende), tanto ir y venir de gente como auténticos logos con piernas, enfundadas en taconazos, en una París cubierta de nieve, solo se me ocurre si  alguna vez nos acordamos de los que nos enseñan esos zapatos que tanto nos gustan, o el detalle del bolso por el que mataríamos. Los que se pasan horas con frío o calor buscando esa instantánea, ese detalle, que luego buscamos en Internet para mostrarlos en cientos de blogs. Sí, hablo de  los fotógraf@s de moda.
Si digo que siempre me ha gustado la fotografía tampoco es que diga nada del otro mundo, casi todo el mundo que esta dentro del mundo de la moda, diseño o cualquier tipo de arte, seguro que lo ha tocado alguna vez, yo hasta me atreví a hacer una vez un curso, con el resultado de unas  fotillos con mucho paisaje y una supercámara, olvidada en el baúl de los recuerdos, cuando llegó avasallando la "sra.digital".
Me considero una persona independiente, bastante además, pero quiero y me gusta trabajar con gente, esas que me aporten nuevas ideas, mejores o peores, pero las suyas; que complementan mi trabajo, maquilladores, peluqueros, y como no, los fotógrafos, los más independientes, que creen en su trabajo sobre todas las cosas, como todos los que participamos en un proyecto.

El trabajo de estos profesionales es a veces el gran olvidado en muchas ocasiones, los vemos en desfiles, colaboraciones en sesiones, y un sinfín de proyectos rondando siempre por la cabeza, y yo, sin entender, que así es, me aventuraré a decir que el de la moda me resulta aún peor, casi incomprensible a veces esa capacidad de captar la luz, o ese movimiento.
Yo últimamente me acuerdo bastante de los ellos, a decir verdad un día si y otro también, y no es porque haya decidido adentrarme a este mundo, ¡lo qué le faltaba al mundo de la fotografía: yo!, sino que durante los últimos meses estoy más cerca a ellos, en su trabajo, y madre mía que trabajo mas complicado, y hablo de dos: el de fotógrafo, y el de los que estamos alrededor, queriendo trasladar una idea para que el final sea el resultado pensado, soñado y deseado por todos. Ardua tarea.

Calles de París durante la semana de la Alta Costura:








 Fotos: vogue


Comentarios

  1. Tienes razón, el fotógrafo es fundamental. La mayoría de las veces un blog nos atrae por sus imágenes, y nos fijamos más en los modelos (sean personas, animales o cosas) y no nos damos cuenta que esa pedazo fotografía es arte.

    También me gustaría decirte que en mi blog te he dejado una cosa que igual te gusta.

    Besos!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Venga!! No te vayas sin dejarme tu comentario

Entradas populares de este blog

ILUSTRADORES DE MODA

Los tocados de Laura Olea

Pantalones "pata elefante"