Camisa blanca

Siempre he escuchado a mi madre decirle a mi padre cuando va de boda, que es la única que vez que se pone traje, que para comer no se quite la chaqueta , que solo en camisa no se come¿¿ehhh????. 
Considerada en su nacimiento como una prenda para dormir,  de ahí  el que no estuviese bien visto que un hombre en reuniones se quedara en camisa, la camisa se ponía por la cabeza, vaya, que no tenía ni un solo botón, igual que las que usaba la familia Ingalls en La casa de la Pradera cuando dormían todos en la misma habitación, hasta que  a finales del siglo XIX   empiezan a aparecer en Inglaterra las primeras camisas abotonadas al centro.
Desde entonces hasta hoy en día, la  camisa blanca de hombre hace años que se instaló en el armario femenino para ir transformándose en un sinfín de versiones, desde la mas clásica en traje de chaqueta típica de oficina hasta llegar a combinarse con faldas de fiesta.


Todo el mundo recuerda cuando una espectacular Rania de Jordania aparecía en la boda de nuestros Feli y Leti con una  camisa blanca y  una falda de tul hasta los pies de Givenchy, rompiendo todos los protocolos inventados para una boda real de día.
Olivia Palermo años después también se apunta a este estilo de  una simple camisa blanca de corte masculino con falda larga.




Este año que viene pisando fuerte los dorados y platas también las veremos combinadas con minifaldas en todas sus versiones.


Ayer oí como decía David Delfín que nada le parecía mas sexy que una mujer con camisa totalmente abotonada antes que una que enseñaba demasiado, bueno, es cuestión de gustos, lo que si esta claro es que la hermana pequeña Olsen viene pisando fuerte, porque con esa cara tan fresca y sonriente, que parece un anuncio de compresas, todo le sienta bien, al lado de sus hermanas que parecen que siempre van de funeral (nunca entenderé lo de las gafas de sol dentro de un desfile, soy tan simple como una camisa blanca)







En entradas a desfiles y noches de moda se han podido ver con pantalón corto





La camisa blanca es como el pantalón vaquero, nunca falla. Esta vez me la quedo con falda de fiesta, le da ese puntillo simpático de mezclar algo tan simple como es la camisa con un toque de lujo.


fotos:vogue,fotomontajes polyvore

Comentarios

  1. Yo soy mucho de camisa blanca, con los años cada vez más!jejeje!

    Pero me ha encantado la falda y zapatos del primer look!

    Besos rojos ;-)

    ResponderEliminar
  2. Un básico imprescindible de cualquier armario.
    Un besito.
    Raquel

    ResponderEliminar
  3. No hay nada más elegante que una buena, y digo buena camisa blanca, buen corte, buen tejido y por supuesto un blanco impoluto.
    Cada vez me resulta más dificil encontrar una así y que no me suponga un riñón y parte del otro, en fin...
    Kind Regards.

    ResponderEliminar
  4. mi vida en rojo: gracias!!

    raquel; si, creo que nunca esta de mas, y es una prenda a la que al final siempre recurres.

    Pau:hoy en dia hay infinidad de modelos, si que es cierto que a veces un buen diseño va ligado al dinero pero no deberia ser siempre asi.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Venga!! No te vayas sin dejarme tu comentario

Entradas populares de este blog

Los tocados de Laura Olea

Pantalones "pata elefante"

ILUSTRADORES DE MODA