Entradas

De Nina a Yves

Imagen
Medio minuto en el microondas, seguramente estaré cometiendo algún sacrilegio dentro del mundo culinario, pero comerme un coulant de chocolate desparramado por el plato al primer corte de cuchara, posiblemente sea lo más cercano que estaré de Francia y su fashion week, así que como no hay nada mejor para la tristeza de corazón que el chocolate no cure, aquí me encuentro, cuchara en mano y pegada a los directos de Instagram, no hay cosa que me guste más que engañar a la mente, y que la palabra "en directo" me traslade allí donde Internet me lleve. 
Ha sido un fin de semana precioso, bueno, más bien bonito, de esos que te encuentras viendo el desfile de Céline y ves comoSlimane quiere que guardemos las faldas plisadas y saquemos las de tablas, esas que me han devuelto a mi niñez, a mi madre con sus camisas de lazos al cuello, a los bolsos de mi prima universitaria o a los uniformes de cuadros vichy y faldas tableadas setenteras, eso sí,  adaptadas a la actualidad, o sea, que no…

El espectáculo de Milán

Imagen
Hoy es el día que tocaba hablar de alfombra roja, Oscar y modelos espantosos, o no, de actrices varias, pero no ha podido ser, porque el desfile de Dolce&Gabbana, para el próximo otoño, ha ocupado todo mi pensamiento, mi ser, y mi tiempo. No sé si ha sido el desfile más largo de la historia pero a mí me ha dado tiempo a merendar, planchar la montaña de ropa de la silla, que hacía días memiraba amenazante, y casi a limpiar los cristales de las ventanas del salón. El desfile ha comenzado con un vídeo preciosísimo, en el taller de los diseñadores, donde nos muestran su trabajo antes de un desfile, los últimos toques, los detalles, para dar paso al desfile con un maestro de ceremonia que daba paso a Eleganza fashion Show, ese hombre, un santo, media hora hablando sin parar, ni agua, presentado a la mujer dolce&gabbana, esa mujer que aunque vaya vestida de hombre, o con un mono de trabajo, será la más femenina del mundo, sensual y elegante. Vestidos lenceros que recuerdan a las gran…

El Bilbao del 2019

Imagen
Mi último paseo por el turisteo patrio ha sido por una ciudad que ha pasado del gris, color, al color color, en serio, como debe ser, Bilbao. Siempre tuve interés en conocer el País Vasco, Bilbao o San Sebastián estaban con frecuencia en mente, así que cuando inauguraron el museo Guggenheim, si, hace más de veinte años ya, tampoco vamos ahora a hurgar más en la herida, me hicieron los ojos chiribitas. Por aquellos años yo era estudiante y mi única salida de Málaga había sido el viaje fin de curso del instituto, a Tenerife, si, ahí estábamos todos, arrasando en el Puerto de la Cruz, ese viaje sí que no se podría resumir en un post, madre mía. Así que saltando de alegría por los pasillos, con la sonrisa de oreja a oreja, hicimos nuestra maletita, nos montamos en un autobús, y media Escuela de Arte atravesó España, hasta llegar a nuestro destino. 
Me gustó Bilbao, disfruté, viví sin dormir apenas durante cuatro días, y le hice tantas fotos al metro "de Foster" que casi le quito …

El espectáculo primaveral de Gucci

Imagen
El equipo creativo de este hombre, y por supuesto el mismo, no se merecen un mísero post en este blog, una vez por semana, pero después de terminar de ver cada uno de sus desfiles siempre me queda esa sensación extraña de que si, es cierto, en moda todo está inventado, pero ¡vaya manera de reinventarla! La excentricidad, el mundo de color, las mezclas de tejidos, la unión de estampados de cada una de las colecciones de Alesandro Michele para Gucci, son un auténtico espectáculo, así que su campaña de publicidad para la próxima primavera no podría ser de otra manera que unir la teatralidad de este mundo, al cine, pero al de otra época, una vuelta a los años de los grandes producciones y espectáculos, esos en los que Hollywood nos vendía una fachada llena de glamour y felicidad. Un cine donde ellos llevaban el pelo tan brillante y estirado hacía atrás que no les daba ni para una arruga en la frente sin soltar un lagrimón, auténticos galanes enamorados de bellezas de finas cejas y labios …
Imagen
Para mí, ya es tarde. Hoy me he dado cuenta que a las 7 de la tarde ya no es de noche, al menos no esa absoluta oscuridad, como hace un mes, llegó a su fin, mi vida comienza a tener sentido, otra vez, así que por mi cabeza solo rondaba la idea de que todas las fotos, pasado este mes, de street style, serían con vestidos de flores y camisetas con mucho mensaje y en manga corta, como mucho con su chaquetita, toda mona ella. Para mí ya era tarde seguir poniendo ropa que me recordara al frío invierno, que al menos, y ya que todavía no puedo hacerlo yo en mi día a día, la primavera iría llegando poco a poco a este blog, pero no va a poder ser, porque este vestido me persigue. Da igual hora, día, Pinterest o Instagram, ahí está, erre que erre, y hasta agobiándome por momentos hasta llegar al sofoco premenopáusico. Y es que entiendo que las influencers y estilistas que van a los desfiles de París pasen un frío de narices por sus calles, y vayan enseñando sandalias y cuellos vuelos, pues aquí…

Bonnie y Clyde de 2020

Imagen
Comienza nuevo año, si, lo sé, voy un poco tarde, pero esto de empezar con fuerza, nuevas metas, nuevos propósitos, dejar ciertos hábitos, coger otros, madre mía, demasiada información para tanta resaca de azúcar. Pero ya han llegado, SI, es como si despertara de un letargo, así, poquito a poco, porque ya están aquí ¡las semanas de la moda! ¿Qué comenzamos por la pasarela hombre para el próximo otoño 2020? ¡pues se empieza! A mi me da igual que la pasarela sea moda hombre o mujer, llegado este punto necesito en vena ver como las calles de Milán o París se llenan de trajes de cuadros y abrigos camel, que las camisas se unan a jersey de cuello vuelto; que el otoño del 2020 sea de verdes y azules bien abrigados cubiertos de pieles sintéticas; que el blanco se haga amigo del invierno por siempre jamás, y ahora viene lo mejor: hace tanto frío se han visto pocos pantalones ciclista, alabado sea Dios, y además cuentan, se dice, se presiente, que será un invierno en negro y blanco, palabra de …

VALENTINO DE MI VIDA

Imagen
Desde el principio hasta el fin, no hay detalle, cuello, encaje, calcetín o bota que puedan pasar desapercibidos. Desde el primer instante te hipnotiza el color rojo, ese que no puedes dejar de mirar, tanto como a la señora que lo graba todo desde primera fila, ese rojo Valentino que Piccioli llena de pliegues en mangas y faldas, ese color que te atrapa con asimetrías, volantes y lazadas como modernas Caperucitas, sigo babeando como el lobo. Rojo que pasa desde un blanco impoluto hasta un negro de transparencias, y sus camisetas Gravitation, en modelos con el pelo de raya en medio y labios turquesas, todo eso y más ha sido el desfile Pre-Fall 2019, y aunque no siempre sea el caso, y en este no lo es, no puedo evitar dejar para el final los bolos, resumiéndolo, mucho, muchísimo, "en plan Jesulín", reconoced que hay un antes y después de él, ¡MA-DRE-MI-A! no hay ni un solo bolso, lo digo en serio, ni uno solo, con el que no abras la boca más que cuando ves el siguiente, cuando…